¿Quieres saber cuánto cuesta un punto de recarga para tu coche eléctrico?

¡Solo necesitas un minuto!
Referencias en:
Business Insider
Guardian
Telegraph

Instalar un cargador para coches eléctricos

  • Reduce las emisiones de carbono
  • Recorta los costes de mantenimiento
  • Permite cargar el coche en tu propia casa

¿Cuánto cuesta instalar un punto de recarga de coche eléctrico?

La inversión de un punto de recarga de coche eléctrico es de unos 1.000 euros

Los cargadores más baratos se pueden encontrar por 500 euros o menos

 Las subvenciones pueden llegar hasta el 80% de la compra e instalación 


Quien quiere sacar a su coche eléctrico el máximo partido, tiene dos opciones para ahorrar en las recargas.

La primera es acudir a un punto de recarga gratuito, en la calle, si así lo ha dispuesto un organismo público; o en un establecimiento privado, como un centro comercial, un restaurante o cualquier otro tipo de local que lo tenga así establecido.

La segunda opción (y más habitual y cómoda) es tener un punto de carga doméstico, bien en un garaje comunitario o en un garaje privado en la propia vivienda del conductor.

Es especialmente interesante para dejar cargando el coche cuando más nos convenga o para aprovechar las tarifas horarias cuando la electricidad es más barata.

¿Qué precio tienen los cargadores de coches eléctricos?

El precio de los cargadores de coches eléctricos es muy variado, pero los precios medios oscilan entre 500 y 1.000 euros. Lo más barato sería conectar el coche a una toma doméstica pero esto conlleva recargas demasiado lentas. Hablamos de cargas que pueden alcanzar o incluso superar el día entero si la batería supera los 60 kWh, muy habitual en el mercado del coche eléctrico.

Por tanto, lo más práctico es contar con un punto de carga doméstico, pero aquí hay que tener en cuenta la potencia que queremos contratar para el mismo. Como en un punto de carga público, hay una máxima: a mayor potencia de carga, mayor precio.

Tipo de cargadorPrecio estimado
Monofásico de hasta 7,4 kW (CA)De 500 a 700 euros
Trifásico de hasta 22 kW (CA)De 700 a 1.000 euros

¿Qué tipo de cargador necesito?

Elegir el cargador que más se adapte a nuestras necesidades es esencial para no sobredimensionar la red y luego no aprovechar toda la potencia que nos ofrece.

En primer lugar, debemos asegurarnos de cuáles son los picos de potencia máxima que admite nuestro coche. Lo más habitual es que en corriente alterna no superen los 11 kW, pero hay opciones en el mercado que alcanzan los 22 kW. Por tanto, aquí tenemos un condicionante desde el propio vehículo.

El segundo, es cuánto tiempo queremos tener el coche cargando. Si, por ejemplo, tenemos toda la noche por delante y no nos importa esperar a llenar nuestras baterías (o no necesitamos que se recarguen por completo), no es necesario optar por la máxima potencia admitida por el vehículo.

Por ejemplo, si el coche eléctrico alcanza los 22 kW de potencia mediante corriente alterna, podremos recargar las baterías en cuestión de unas cuatro horas si su tamaño es de unos 70 kWh, habitual en los modelos del mercado.

Sin embargo, si normalmente llegamos a casa a las 20:00 horas y no salimos hasta las 8:00 horas del día siguiente, podemos optar por instalaciones menos potentes, que tardarán más en llenar por completo las baterías pero también será más barata su instalación.

Además, es posible optar por cargadores inteligentes, con los que se puede programar la carga del coche en las horas en las que la tarifa sea más barata o que cesen en la recarga cuando se alcance el nivel de llenado indicado.

Esto nos permite tener la batería lista a un máximo del 80%, lo que se recomienda para alargar la vida útil de las baterías de los vehículos. Además, suelen contar con una aplicación para controlar la recarga y activar o pausar la misma desde el teléfono móvil.

 ¿Qué se incluye en el precio?

Si estás interesado en un punto de carga, hay que tener muy en cuenta que los precios que encontrarás se refieren exclusivamente al del cargador, por lo que la instalación del mismo va a parte. Esto es importante porque podemos comprar el cargador donde más nos interese y contratar a la empresa que queramos para su instalación. Algunas de ellas ofrecen ambos servicios.

Además, en el caso de que optemos por la instalación, será la empresa la que corra con todos los trámites burocráticos y los permisos necesarios para poner en marcha el punto de recarga eléctrico en el garaje. También son habituales los servicios de asesoría para elegir el punto de carga que más se adapte a nuestras necesidades.

¿Se puede tener cargadores eléctricos en un garaje comunitario?

Sí, en España se pueden instalar cargadores para coches eléctricos en garajes comunitarios y sólo necesitan avisar a la comunidad de vecinos de su instalación, por lo que no necesitan la aprobación de la misma para llevar las obras correspondientes a cabo.

Pese a ello, suele ser habitual convocar una reunión y exponer los planes al resto de propietarios, pues se puede llegar a un acuerdo para instalar la red comunitaria de tal manera que las ampliaciones sean más sencillas y menos costosas en el futuro.

¿Cuánto cuesta?

En este caso, hablamos con condicionantes parecidos que en el anterior punto, aunque con algunos matices.

La instalación de un punto de carga para coches eléctricos en un edificio comunitario correrá a cargo del vecino que quiere poner este aparato, a menos que se llegue a un acuerdo y los propietarios paguen parte de la instalación para facilitar el acceso a futuros vehículos eléctricos.

El coste de la instalación dependerá en gran medida de la distancia a salvar desde la red general hasta la plaza de garaje del propietario del coche eléctrico.

El punto de carga tiene el mismo coste que cualquier otro pero será la obra la que determine el precio final.

La mayor parte de las compañías ofrecen sus presupuestos en función del número de metros que es necesario recorrer hasta el punto de carga.

Una instalación para potencias de hasta 7,4 kW que conlleve una obra en la que haya que emplear unos 30 metros de cable, ronda los 1.000 euros de coste para el propietario de un coche eléctrico.

Mantenimiento de los cargadores de coches eléctricos

Los puntos de carga para coches eléctricos no precisan de un mantenimiento exhaustivo, pero algunas empresas instaladoras también ofrecen este servicio dentro o fuera de sus presupuestos.

Como clientes, no es necesario que hagamos nada especialmente costoso a la hora de mantener el cargador al día.

Simplemente es suficiente con comprobar que el software está actualizado a la última versión para que ofrezca el mejor rendimiento posible.

Al tratarse de una instalación eléctrica, no hay mucho que podamos hacer. Eso sí, es importante que los protectores de las conexiones no acumulen polvo para que el coche pueda recargar las baterías con la rapidez esperada.

En este caso, es suficiente con pasar un paño húmedo para evitar que estas protecciones acumulen polvo.

¿Hay subvenciones para los cargadores de los coches eléctricos?

Sí, en el Plan MOVES III, vigente hasta finales de 2023 o hasta agotarse las ayudas. Se contemplan subvenciones a la instalación de puntos de carga solicitados por autónomos, particulares, comunidades de propietarios y administración sin actividad económica de un 70% del presupuesto antes de la aplicación del IVA.

La cuantía, además, alcanza el 80% en los municipios de menos de 5.000 habitantes.

Esto quiere decir que la compra de un cargador puede reducirse de 1.000 a poco más de 300 euros, en el peor de los casos, mientras que una instalación estándar en un garaje comunitario puede rondar los 300 euros.

Además, los ayuntamientos también tienen la posibilidad de subvencionar la instalación de estos puntos de recarga para coches eléctricos, pero son los consistorios los que tienen que definir qué ayudas y en qué cuantía se aplican. Sus programas son completamente independientes del Plan MOVES III, que funciona en un ámbito estatal.

¿Merece la pena instalar un cargador individual para un coche eléctrico?

Sí, es la forma más óptima en tiempo y dinero si queremos llenar las baterías de nuestro coche.

Además, la instalación de los puntos de carga está altamente subvencionada, lo que puede animar a la compra de este tipo de cargadores individuales.

Resumen

Los puntos de carga privados son la mejor forma de sacarle el máximo partido a nuestro coche eléctrico. Las potencias admitidas y la posibilidad de instalar cargadores inteligentes son dos variables que abren un amplio abanico de posibilidades para los potenciales compradores de coches eléctricos. Además, su instalación está fuertemente subvencionada, por lo que llevar a cabo la misma es aún más atractiva.

Por:

Alberto de la Torre Redactores freelance

Periodista y comunicador audiovisual con más de cinco años de experiencia. Durante los cuatro años de carrera confirmé que estaba en lo cierto. Tenía dos pasiones: comunicar y hablar sobre todo tipo de coches. En los últimos años me he especializado en el periodismo de motor y, sobre todo, en las nuevas formas de movilidad y movilidad eléctrica.

Volver Arriba