¿Quieres saber cuánto cuesta instalar una bomba de calor de aerotermia?

¿Tienes una vivienda en propiedad o alquilas?

¡Solo necesitas un minuto!
Referencias en
Business Insider
Guardian
Telegraph

Instalar una bomba de calor

  • Evita la dependencia del gas
  • Reduce la huella de carbono
  • Funciona también en invierno

¿Qué es la aerotermia?

La aerotermia es un sistema de energía que funciona con una bomba de calor  

Sirve para tener calefacción, aire acondicionado y ACS

 Produce 4 kW térmicos  por cada 1 kW eléctrico que consume


Se entiende por aerotermia el modo de producción de energía renovable que se basa en la termodinámica.

En román paladino: se trata de un sistema que recoge el calor o el frío del exterior de un espacio o inmueble y, mediante aparatos como una bomba de calor y un depósito de agua, permite aclimatar las estancias y proporciona el agua caliente sanitaria.

 Estos son su funcionamiento, sus usos y su instalación.

¿Cómo funciona la aerotermia?  

La aerotermia es un sistema de calefacción y refrigeración que funciona mediante una bomba de calor.

Esta emplea un gas refrigerante (normalmente amoníaco) en un ciclo termodinámico cerrado y, de este modo, transfiere el calor entre dos focos de diferente nivel térmico, por ejemplo, y en este caso, del exterior al interior de una vivienda.

Para que funcione, solo necesita la energía que alimenta al compresor de la bomba de calor.

Si quieres saber más sobre cuánto cuesta un sistema con aerotermia, leer Los precios de la aerotermia.

 Diferencia entre aerotermia y bomba de calor

En una explicación rápida, la aerotermia es el sistema y la bomba de calor, uno de sus componentes.

Entrando en detalle, la primera es un modo de producción energética que permite aprovechar la energía térmica del aire y trasladarla al interior de la viviendas, por ejemplo.

Además de su alta eficiencia (entrega 4 kW térmicos  por cada uno eléctrico que consume), su combinación con placas solares  solares convierten a este sistema en el más rentable en términos de gasto.

Su funcionamiento es reversible –es decir, puede llevar el calor desde el exterior al interior y viceversa– y, para ello, depende de dos elementos básicos:

  1. Una unidad que se instala en el exterior y capta el calor en forma de calorías; es decir, la bomba de calor
  2. Una unidad interior que las transfiere, por ejemplo, a un circuito de agua para calentarla; es decir, el depósito de ACS y su correspondiente depósito de inercia para mantenerla caliente

Por tanto, la bomba de calor se define como el aparato que, como su nombre indica, bombea y transporta energía desde un espacio a otro en forma de calor. En la práctica, usa un ciclo termodinámico que se logra gracias a un gas refrigerante: se comprime cuando la temperatura es muy baja, y se expande cuando se calienta.

Las bombas de calor se instalan en el exterior y  pueden ser de:

  • aire-aire: como las de los equipos de climatización
  • aire-agua: como las que emplea el suelo radiante y los radiadores

Para más información leer Aerotermia con paneles solares.

Usos de la aerotermia

El uso básico y más sencillo en su instalación es el del agua caliente sanitaria (ACS), ya que la bomba de calor eleva la temperatura del depósito en el que se reserva.

En configuraciones más completas, se emplea también para climatizar espacios, tanto con calefacción como con refrigeración (extrae el calor interior del espacio y lo expulsa al exterior).

Calefacción por aerotermia

Hay varias alternativas para calentar los espacios mediante aerotermia.

Las opciones pueden depender del momento en que se decida hacer la instalación. Si es en una vivienda en obras (obra nueva o reforma) se recomienda optar por el suelo radiante.

Si no, una posibilidad consiste en instalar radiadores específicos para aerotermia –los de baja temperatura–que son un poco más grandes que los habituales.

Si la vivienda ya cuenta con radiadores tradicionales, todavía es posible usarlos con el sistema de aerotermia, aunque pueden resultar menos eficientes que en los casos anteriores.

Las tres opciones citadas funcionan con bombas de calor aire-agua. También se puede calentar estancias con una bomba de calor aire-aire y equipos split o fan-coil, más conocidos por su uso en los sistemas de aire acondicionado habituales.

Suelo radiante con aerotermia

Calentar el suelo de la vivienda mediante aerotermia es, probablemente, el modo que mejor aprovecha la energía y que más confort ofrece a las personas que la habitan.

La instalación de suelo radiante con aerotermia requiere un circuito de tuberías -por debajo del pavimento- por el que circula el agua calentada (o refrigerada) por la bomba de calor.

Proporciona una sensación térmica homogénea y constante con una temperatura del agua de apenas 45ºC.

Aire acondicionado con aerotermia

Cuando llega la época del año en la que la temperatura exterior sube, los sistemas de aire acondicionado con aerotermia absorben las calorías del exterior y transforman esa energía en aire frío (en el caso de las bombas de calor aire-aire) o en agua refrigerada que circula por el suelo radiante (cuando se trata de equipos aire-agua).

ACS por aerotermia

Para proporcionar agua caliente sanitaria a la vivienda, la aerotermia incorpora un depósito de agua, en el que se calienta el líquido, y uno de inercia, para mantenerlo a temperatura constante.

¿Es complicado instalar aerotermia?

Según los expertos, la aerotermia es el sistema de climatización renovable que requiere la instalación más sencilla.

Ahora bien, es fundamental que la instalación la haga un técnico especializado, que compruebe que todo funciona correctamente.

Lógicamente, la complicación de instalar aerotermia dependerá del tipo de vivienda y su estado (en obra, en reforma, ninguno de las anteriores…) y de la configuración de los usos (climatización, ACS…), pero, generalmente, en tres días se terminará la instalación.

Su requerimiento más “engorroso” es, en todo caso, la necesidad de espacio exterior para montar la bomba de calor (como los sistemas de aire acondicionado tradicionales).

 Resumen

Tanto en la circunstancia de renovar la vivienda como en la de simplemente actualizar el modo de climatizarla, la aerotermia es el sistema más eficiente y sencillo de adaptar.

En sus diferentes configuraciones proporciona ACS, calefacción y refrigeración con menor gasto de energía y una instalación sencilla.

Por:

Aje Arruti
Aje Arruti Redactores freelance

Aje Arruti es consultora de Sostenibilidad y Comunicación, periodista especializada en ciencia y tecnología, y miembro del consejo rector de una cooperativa de consumo de energía renovable.

Volver Arriba