¿Quieres saber cuánto cuesta instalar una bomba de calor de aerotermia?

¿Tienes una vivienda en propiedad o alquilas?

¡Solo necesitas un minuto!
Referencias en
Business Insider
Guardian
Telegraph

Instalar una bomba de calor

  • Evita la dependencia del gas
  • Reduce la huella de carbono
  • Funciona también en invierno

Calefacción con aerotermia

El suelo radiante con aerotermia es el sistema más eficiente de calefacción  

El precio oscila entre los 7.000 y 10.000 euros

Con aerotermia se puede ahorrar un 30% frente a sistemas convencionales


La calefacción, junto con el agua caliente sanitaria (ACS), es el uso más frecuente de la aerotermia.

Aunque el precio de la instalación puede resultar elevado, este es el uso en el que mejor se percibe el ahorro de energía a medio y largo plazo.

Aunque hay diferentes sistemas de calefacción con aerotermia, el suelo radiante es el más eficiente y el que ofrece una temperatura constante, además de otras ventajas que explicaremos más adelante.

¿Qué es la calefacción por aerotermia?

Un sistema de aerotermia aprovecha la diferencia de temperatura entre el exterior y el interior de una estancia o inmueble y, mediante una bomba de calor, genera eficientemente energía para calentar o refrigerar un depósito de agua.

Los usos más frecuentes de la aerotermia en climas no extremos son los del agua caliente sanitaria (ACS) y la calefacción.

En este caso, del depósito de agua caliente sale un circuito que climatiza las estancias mediante suelo radiante o radiadores.

La calefacción por aerotermia está considerada uno de los sistemas más eficientes, ya que puede calentar una vivienda con una temperatura del agua 30-50ºC, a diferencia de las calderas convencionales que requieren elevarla a 60-80ºC.

También hay sistemas de aerotermia aire-aire, que permiten climatizar viviendas mediante sistemas parecidos a los del aire acondicionado tradicional.

Si quieres saber más sobre la aerotermia, puedes leer Qué es la aerotermia.

Tipos de calefacción con aerotermia

A la hora de decidir la configuración del sistema de calefacción por aerotermia, conviene revisar las posibles opciones.

En el caso de las instalaciones con bomba de calor aire-agua, el diseño del intercambio de calor puede basarse en:

  •       Suelo radiante
  •       Radiadores de baja temperatura
  •       Fancoils y conductos

Si la bomba es aire-aire, estaremos hablando de un sistema similar al que comúnmente se denomina aire acondicionado (en este caso, para emitir calor).

Si quieres saber más sobre cuánto cuesta un sistema con aerotermia, puedes leer Los precios de la aerotermia.

Aerotermia y suelo radiante

Según los expertos, la combinación de aerotermia y suelo radiante es la más eficiente de todas las opciones.

Consiste, básicamente, en la impulsión de agua a unos 35 o 40ºC desde la bomba de calor y hacia una serie de circuitos situados bajo una capa de mortero de cemento. que los separa del pavimento de la estancia, ya sea cerámico, de piedra, laminado de madera u otros materiales.

El calor de las tuberías pasa al mortero que, a su vez, lo transfiere al pavimento e, incluso, hacia las paredes, bien por convección o por radiación (de ahí su nombre).

La temperatura que proporciona el suelo radiante es muy confortable, ya que se reparte de manera uniforme por toda la estancia. Además, reduce la inercia térmica del inmueble y las posibles corrientes de aire.

Aerotermia con radiadores

En este caso, el calor se dispersa por las estancias desde emisores de pared, llamados de baja temperatura.

Los radiadores tradicionales necesitan que el agua circule por su interior a entre 70 y 80ºC, mientras que, en los utilizados con la aerotermia, basta con que alcance los 45-55ºC.

Ambos modelos se parecen mucho, pero los de baja temperatura son un poco más anchos, con el fin de disponer de una mayor superficie de radiación.

Por otra parte, a diferencia del suelo radiante, los radiadores no funcionan en modo de refrigeración. Ahora bien, su instalación es más sencilla y, por tanto, económica.

Aerotermia con fancoils

También llamados ventiloconvectores, los fancoils son equipos de climatización con agua, que pueden calentar o refrigerar estancias gracias a, entre otros sistemas, la aerotermia.

No suelen ocupar mucho espacio, habitualmente se colocan a la vista u ocultos por el cielorraso, y su instalación es la más sencilla y barata. Además, en la medida en que se pueden configurar modularmente, son muy usados en locales de uso terciario (comercios, por ejemplo).

Aerotermia con aire acondicionado

Se basa en una bomba aire-aire y su modo de funcionamiento es similar al de un aire acondicionado tradicional. Se emplean, principalmente, en lugares con escasa demanda térmica.

Calefacción aerotermia vs. pellets

La comparación de la calefacción por aerotermia y las calderas o estufas de pellets se centra en su coste y su eficiencia.

Ya se han expuesto las ventajas de la aerotermia –el ahorro a medio plazo, la climatización más confortable, la eficiencia energética– y algunos de sus inconvenientes, como el alto coste de la instalación y, por ejemplo, la necesidad de aumentar, a corto plazo, la potencia contratada de electricidad.

Por su parte, los pellets son pequeños cilindros de biomasa –madera triturada, idealmente, con certificación de que procede de bosques sostenibles–, que se emplean como combustible y generan un alto poder calorífico casi instantáneamente.

Tanto la instalación como el suministro de pellets tienen un precio inferior al de la aerotermia pero, como contrapartida, requieren de limpieza periódica, espacio para el almacenamiento de los pellets y, aunque su combustión no genera olores, sí produce residuos y emisiones.

El alcance de su radiación de calor las hace adecuadas para estancias o pisos pequeños.

¿Cuánto cuesta la calefacción por aerotermia?

En general, el precio final dependerá de la configuración (suelo radiante, radiadores…etc), de los metros cuadrados de la vivienda, de la ubicación y su clima y de la marca comercial elegida.

Un rango de precios orientativo podría indicar que un sistema de aerotermia básico (bomba de calor, depósito, instalación), se puede obtener por entre 7.000 y 10.000 euros, a lo que habría que añadir el suelo radiante o los radiadores de baja temperatura y, si es necesario, el coste de la obra para instalarlos.

 ¿Cuánto pagas en las facturas?

De nuevo, el precio dependerá de múltiples factores. Una tesis doctoral presentada por Esther Jiménez Macías en la Universidad de la Rioja compara diferentes sistemas de calefacción basados en aerotermia frente a las calderas tradicionales de condensación en varias ciudades de España.

Según sus datos, los sistemas de calefacción por aerotermia son más ventajosos en zonas de climas templados. En general, el suelo radiante ahorra más que los radiadores de baja temperatura y mucho más que los convencionales.

Por otra parte, y según un ejemplo que muestra certific.es, se calcula el gasto de una vivienda media en clima templado –unos 130 m2– que demanda unos 80 kWh por metro cuadrado al año, lo que supone unos 10.500 kWh/año, con un factor de eficiencia de 4,85, a unos 0,135 euros el kWh, resulta un gasto de unos 300 euros al año en calefacción con aerotermia.

Un piso de unos 100 m2 en el norte de España podría subir su consumo hasta los 450 euros.

¿Cuántas casas tienen aerotermia en España?

Desde el pasado invierno, el número de instalaciones de sistemas de calefacción basados en aerotermia no ha parado de crecer.

Aunque todavía no se dispone de los datos anuales, a partir del Informe del Sector de la Calefacción de 2021, elaborado por la Asociación de Fabricantes y Generadores de Emisores de Calor (Fegeca) se aprecia un aumento del 31,22% en la comercialización de bombas de calor multitarea (ACS y climatización).

No obstante, este crecimiento no es nuevo. Ya en 2016, la Comisión Europea publicó su tercer informe sobre el estado de la Unión Energética del que se podía deducir que, en España, las bombas de calor suponían ya el 40%  de las tecnologías de calefacción renovables

Resumen

Los sistemas de calefacción por aerotermia son una excelente opción para los consumidores que buscan ahorrar a medio plazo –con facturas hasta un 33% inferiores que con otro tipo de energía– y reducir su huella de carbono.

Además, permiten disfrutar de una mejor calidad del aire interior y de una temperatura confortable.

Por:

Aje Arruti
Aje Arruti Redactores freelance

Aje Arruti es consultora de Sostenibilidad y Comunicación, periodista especializada en ciencia y tecnología, y miembro del consejo rector de una cooperativa de consumo de energía renovable.

Volver Arriba