¿Quieres saber cuánto cuesta un punto de recarga para tu coche eléctrico?

¡Solo necesitas un minuto!
Referencias en:
Business Insider
Guardian
Telegraph

Instalar un cargador para coches eléctricos

  • Reduce las emisiones de carbono
  • Recorta los costes de mantenimiento
  • Permite cargar el coche en tu propia casa

Tipos de cargadores coches eléctricos

Los cargadores lentos son los que mejor cuidan la batería pero se tarda más

Los cargadores domésticos necesitan unas ocho horas para llenar la batería

Una recarga utilizando un cargador doméstico cuesta menos de seis euros


El coche eléctrico ha cambiado por completo nuestra forma de tener siempre el coche a punto. Una nueva forma de movernos que también tiene sus ventajas, como recargar el coche desde casa sin necesidad de buscar una estación de servicio expresamente para llenar el depósito del coche.

Pero no todos los cargadores a los que podemos enchufar nuestros coches son iguales. La potencia es la que marca la verdadera diferencia a la hora de entender todos los tipos de cargadores de coches eléctricos existentes.

un cargador de coche eléctrico iluminado en verde

Principales tipos de cargadores para coches eléctricos

Los cargadores de coches eléctricos se diferencian, básicamente, en la potencia que son capaces de emplear. Para el cliente, que la electricidad se suministre mediante corriente alterna (CA) o corriente continua (CC) no implica ninguna diferencia, más allá de la velocidad de recarga.

Para entender todas las diferencias, aquí recogemos una clasificación con todo lo que tenemos que saber sobre los cargadores domésticos de carga lenta y los de acceso público, que pueden ser de carga lenta, media o rápida.

Los cargadores de carga lenta son los más recomendables para los usuarios de coches eléctricos, ya que permiten realizar una carga en casa, aprovechando la tarifa horaria más conveniente para ahorrar al máximo. La mayoría son inteligentes y permiten programar las recargas.

Este tipo de cargadores utilizan la carga lenta. Son los que más tiempo necesitan para llenar la batería del coche pero, también, los que menos la dañarán a largo plazo.  El cargador menos potente es aquel que utiliza el conector Schuko , Es el enchufe doméstico más habitual, el que utilizamos para cargar el teléfono móvil.

un cargador de coche eléctrico negro

Más rápidos son los cargadores que utilizan conectores de Tipo 1 y Tipo 2. Los cargadores con conectores de Tipo 1 pueden cargar a una potencia máxima de 7,4 kW, son monofásicos y los llevan coches eléctricos fabricados en Asia (especialmente en Japón).

Sin embargo, lo más extendido en la red europea es el conector de Tipo 2. Estos cargadores cuentan con conectores trifásicos.  Son los que utilizan la inmensa mayoría de coches eléctricos actuales y también están presentes en los nuevos modelos que llegan desde Japón. Permiten cargas que van desde los 3,7 kW hasta los 44 kW. Sin embargo, en las cargas lentas sólo aprovecharán potencias de hasta 22 kW en corriente alterna.

Un coche eléctrico con una batería de 70 kWh que utilice este tipo de cargas necesitará alrededor de cuatro horas enchufado a la red utilizando la potencia de 22 kW y se extenderá hasta casi las 20 horas si la potencia utilizada es de 3,7 kW. Los cargadores más habituales son los de 7,4 kW, necesitando el coche alrededor de ocho horas para llenar las baterías.

El precio de la recarga es, máximo, de unos 0,30 y 0,32 euros/kWh, pero llenar las baterías de nuestro coche aprovechando las tarifas nocturnas supondrá un coste que no sobrepasará los seis euros.

Para saber más sobre cuanto cuesta un punto de recarga de coche eléctrico, leer ¿Cuánto cuesta instalar un punto de recarga de coche eléctrico?

Cargador público de carga lenta

Los cargadores públicos son aquellos a los que tiene acceso cualquier coche eléctrico. Los cargadores de carga lenta suelen encontrarse en la calle o en lugares donde vamos a pasar varias horas, como centros comerciales, hoteles, restaurantes o cines.

Estos cargadores bien cuentan con sus propios conectores para enchufarlos al vehículo, o bien son postes donde tendremos que enchufar nuestro cable. En ambos casos, los más extendidos son los que dan servicio a vehículos con conectores de Tipo 2.

El coste de la energía en este caso es gratis o de precio muy bajo, pues las potencias más habituales de recarga son de 3,7 kW, 7,4 kW, 11 kW o 22 kW y utilizan corriente alterna.

Las recargas son gratuitas y pueden alcanzar los 0,38 euros/kWh cuando son de pago, A este precio, llenar por completo las baterías tendrá un coste de 26 euros.

Cargador público de carga media

Los cargadores de carga media son aquellos que se mueven en potencias que van desde los 22 kW hasta los 100 kW. Son cargadores que utilizan energía eléctrica mediante corriente continua y que permiten recargas más rápidas de los vehículos.

Este tipo de enchufes se encuentran en espacios públicos como centros comerciales, restaurantes y hoteles, pero también como puntos de apoyo en la carretera, con espacios exclusivamente dedicados a ellos o gasolineras.

La potencia más habitual es la de 50 kW, aunque puede alcanzar los 100 kW en algunos casos. Un vehículo eléctrico con una batería de 70 kWh necesitará entre hora y media y dos horas para llenar su batería en los cargadores de 50 kW y alrededor de una hora si hablamos de los más potentes de 100 kW.

En cuanto a los conectores, los vehículos que utilizan cables de Tipo 1 (asiáticos vendidos unos años atrás) necesitan de un cable CHAdeMO para este tipo de cargas que, además, sólo alcanzan los 50 kW. Sin embargo, la mayoría de automóviles actuales ya se mueven con conectores Combo CCS o CCS2 que alcanzan potencias de 100 kW o superiores, en el último caso.

Estas cargas tienen un coste de entre 0,30 euros/kWh y 0,59 euros/kWh, por lo que según el punto escogido hablamos de recargas de entre 26 y 50 euros de coste.

Cargador público de carga rápida

Se considera que por encima de los 100 kW la recarga de un coche eléctrico es rápida. Este tipo de cargadores suelen necesitar una gran infraestructura por lo que es raro encontrarlos en los núcleos urbanos (aunque no imposible) y suelen presentarse como el punto de apoyo ideal en un viaje por carretera.

En este caso, la potencia más habitual de recarga es de 150 kW y un vehículo que asuma estas potencias tan altas puede llenar sus baterías en menos de una hora. Hay que tener en cuenta que la potencia cae cuando la recarga supera el 80% de la capacidad de la batería, por lo que lo más eficiente es llenar esta hasta este límite para sacar el mayor provecho de estas recargas.

En este tipo de cargadores es necesario contar con un conector Combo CCS2 y sus precios ya forman parte de las tarifas más altas. Hablamos de cargas con precios superiores a los 0,55 euros/kWh. A este precio, pasar del 20 al 80% de la autonomía (cuando el coche carga más rápido) tendrá un coste de 23 euros.

Cargador público de carga ultrarrápida

Son los cargadores ideales para realizar una carga mientras se viaja. Los solemos encontrar en espacios específicos para ellos en la carretera o en gasolineras con el suficiente espacio. Algunos fabricantes también los están instalando junto a sus concesionarios pero lejos de los núcleos urbanos.

Son estaciones de carga con potencias superiores a los 150 kW, siendo las más habituales las potencias de 200 kW y los 350 kW. Sus precios rondan los 0,79 euros/kWh por lo que también son las cargas más caras. A ese precio, pasar del 20 al 80% tendremos que pagar 33 euros.

Su principal hándicap es que no todos los coches pueden asumir potencias de 200 kW, y que apenas hay coches en el mercado que puedan ser cargados a potencias tan altas como los 350 kW. Su ventaja es que para llenar el 80% de sus baterías apenas necesitan entre 15 y 30 minutos.

¿Cuál es el mejor tipo de cargador para mi coche eléctrico?

El principal problema que tienen las cargas rápidas en los coches eléctricos es la degradación de su batería. Lo ideal es mantenerla a un máximo del 80% durante el uso diario y llenarla al máximo cuando tenemos que emprender un viaje largo.

Como la degradación de la batería es más alta en esta última parte,  lo mejor es optar por cargadores lentos siempre que tengamos ocasión y el tiempo suficiente. Además, en el último 20%, la recarga siempre es mucho más lenta.

Es decir, para nuestro día a día, el mejor cargador para nuestro coche eléctrico será el doméstico o el de acceso público de carga lenta. Los cargadores rápidos o ultrarrápidos es mejor utilizarlos exclusivamente cuando tenemos que realizar un viaje largo. Si lo planificamos bien, lo ideal en estas recargas es no superar el 80% disponible.

Para saber más sobre el precio para cargar un coche eléctrico, leer ¿Cuánto cuesta cargar un coche eléctrico?

¿Cuál es el cargador para coches eléctricos más barato?

Los cargadores más baratos son, evidentemente, los de acceso público y gratuitos. Sin embargo, esto suelen estar limitados en tiempo de uso, por lo que es muy probable que solo podamos llenar unos pocos kilómetros nuestra batería o que para su uso tengamos que ser clientes de un hotel o de un restaurante.

Si tenemos que pagar por la recarga, los cargadores domésticos de carga lenta son los más baratos, pues la tarifa se mueve por norma entre los 0,30 euros/kWh y los 0,32 euros/kWh, en sus máximos.

Además, con ellos podremos aprovechar los tramos horarios más baratos. Con los precios actuales, nos moveremos en un máximo de seis euros para llenar toda la batería si aprovechamos las tarifas nocturnas.

Resumen

Para conseguir el mejor equilibrio en la recarga de un coche eléctrico, lo ideal es poder llenar las baterías en casa, aprovechando las tarifas más económicas por la noche, cuando el coche, por norma general, está parado.

Cuando lo utilicemos en nuestro día a día, lo mejor es optar por acudir a lugares donde podamos beneficiarnos de recargas gratuitas, aunque esto no siempre es posible. En ambos casos, hay que tener en cuenta que las recargas son más lentas, pero también suponen una menor degradación para la batería.

En el caso de que queramos emprender un viaje, lo más eficiente es partir con la batería llena y enchufar el coche a puntos de carga lo más rápidos posible si queremos emplear el menor tiempo. En caso de que podamos dedicar más tiempo a nuestro viaje, una buena idea es aprovechar los puntos de acceso público  de recarga lenta y media mientras comemos o hacemos una parada larga.

Por:

Alberto de la Torre Redactores freelance

Periodista y comunicador audiovisual con más de cinco años de experiencia. Durante los cuatro años de carrera confirmé que estaba en lo cierto. Tenía dos pasiones: comunicar y hablar sobre todo tipo de coches. En los últimos años me he especializado en el periodismo de motor y, sobre todo, en las nuevas formas de movilidad y movilidad eléctrica.

Volver Arriba